martes, 25 de febrero de 2014

MODIFICACIÓN DEL CÓDIGO DE TRABAJO

Comisión acuerda tocar la cesantía
PROPUESTA DE LA COMISIÓN DESIGNADA POR EL PODER EJECUTIVO

Los representantes de empleadores y gobierno en la comisión que estudia el Código de Trabajo acordaron la posibilidad de establecer topes a la cesantía, aumentar a entre 48 y 60 las horas semanales de trabajo, despedir a trabajadoras embarazadas de mutuo acuerdo y  realizar exámenes médicos a los empleados, entre otros puntos.
Estos planteamientos se desprenden de la propuesta elaborada por la comisión que estudia el Código de Trabajo desde octubre del año pasado. El próximo paso es presentarla al poder ejecutivo, el cual conformó la comisión.
De inmediato el presidente del Consejo Nacional de Unidad Sindical (Cenus), Rafael Abreu, rechazó la propuesta  y explicó que todavía se necesita la discusión de los interlocutores del diálogo tripartito: gobierno, sindicatos y patronos. Luego queda el debate en el Congreso para determinar finalmente cuáles cambios se aplicará a la ley que rige las relaciones entre empleadores y empleados.
 “Se reconoce la validez del derecho al desahucio, ejercido por los empleadores bajo la modalidad de liquidación anual o por cualquier período, siempre que este derecho sea ejercido por acuerdo en el contrato de trabajo entre las partes”, reza la propuesta.
Esta propuesta de modificación permite que el acuerdo mutuo establecido en el contrato permita 48 horas de trabajo semanal, con jornadas diarias de 12 durante cuatro días. Según Abreu, además de aumentar el trabajo, este punto abriría las puertas al desconocimiento de los pagos adicionales por tiempo extra o días feriados.
También la comisión sugiere la necesidad de aplicar jornadas diarias de hasta 12 horas, sin exceder las 60 horas a la semana para tipos de trabajos específicos, como aquellos en los que se requiere un funcionamiento continuo, los que solamente se necesita la presencia del empleado, o los casos en los que haya mutuo.
Los miembros de la comisión reconocieron la necesidad de proteger a las embarazadas del despido o desahucio durante el período de gestación y los tres meses posteriores al parto. Aunque abren la posibilidad de que se pueda saltar la norma, si la trabajadora lo acepta.
Los sindicatos también rechazan la posibilidad de que el empleador pueda someter a sus empleados a exámenes médicos, a fin de determinar consumo de drogas ilegales, alcohol, la presencia de alguna incapacidad que le impida desempeñar sus funciones.
EMBARGO DEL SALARIO
“Los patronos quieren que solo se reconozca la cesantía hasta tres años y que el cálculo sea sobre el salario mínimo del sistema de seguridad social, que en este momento es de RD$34,000”, denunció Rafael Abreu. 
Esto implicaría que la cantidad del auxilio por desahucio no guardaría relación con el salario devengado por el trabajador al momento de la culminación del contrato por decisión del empleador. 
El dirigente sindical también rechazó la propuesta de que se permita embargar el salario por una proporción superior al 15%, cuando el trabajador haya cometido algún daño material en contra de la empresa. Abreu además denunció las intenciones de reducir el período de dos meses a 15 días el tiempo para recontratar a empleados de las construcción sin que el empleador adquiera la responsabilidad de otorgar cesantía. Con el trabajo del campo se pretende reducir el período de seis a cuatro meses.