viernes, 14 de marzo de 2014

Andrés Escobar, una reflexión desde el arte

Un equipo de fútbol ficticio por Carolyn Carreño


La artista Carolyn Castaño, nacida en Los Ángeles y de padres colombianos, es la autora de Asesinados United. Una serie de imágenes de un equipo ficticio de fútbol conformado por jugadores de diferentes países que fueron asesinados. Andres Escobar, quien hoy celebraría su cumpleaños 47, hace parte de la selección.
El 2 de julio de 1994, saliendo de una discoteca en Medellín, Andrés Escobar fue increpado por Humberto Muñoz Castro debido al autogol que marcó contra Estados Unidos en el Mundial de 1994. Ante el hecho,  Andrés Escobar pidió respeto y como respuesta se encontró con un ataque letal de seis disparos. Su muerte conmocionó al país y traspasó las fronteras.


“Para los colombo-estadounidenses que vivimos en Los Ángeles las consecuencias del autogol representaron una etapa horrible. Fue un momento que me impresionó demasiado”, cuenta Caloryn Carreño en conversación con MSN.

¿De qué trata su obra sobre Andrés Escobar?
Mi obra más reciente es una serigrafía que se expone en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles en una exposición sobre la Copa Mundial titulada Futbol: The Beautiful Game.  Mi trabajo es un homenaje a Andrés Escobar, una historia que es conocida en Colombia.

El diseño utiliza obviamente los colores de la bandera de Colombia. En la serigrafía hay un retrato de Andrés Escobar rodeado de flores y pájaros que son nativos de Colombia.  Es una pieza conmemorativa a Andrés, pero también evoca algo de cómo un talento deportivo es fuente de “recursos naturales” exportada por pueblos pequeños al mercado global.

En sus propias palabras, ¿qué es Asesinados United?
En este proyecto hice un equipo de futbol ficticio llamado Asesinados United (Asesinados Unidos), conformado de jugadores de diferentes países que fueron asesinados. Andrés forma parte del equipo, pero también Joe Gaetjens, quien anotó un gol en el partido de los Estados Unidos contra Inglaterra 1-0 en la Copa Mundial del 1950. Joe era haitiano, no era ciudadano estadounidense, y cuando volvió a Haití fue asesinado por la dictadura de Duvalier en 1964.
Tome jugadores como estos e imprimí camisetas con sus retratos y nombres. Las camisetas fueron instaladas en la galería de PØST en Los Ángeles. Las colgué en la pared como se cuelgan en un bar de fanáticos de un equipo.
Garden Heads es otro de sus proyectos…



Es mi proyecto actual, dibujo y pinto cabezas decapitadas.  Las cabezas están flotando en un paisaje tropical.  Hechas en acuarela y pastel al óleo, combinan la historia del retrato y la ilustración botánica con las imagines violentas y gráficas que inundan la supuesta guerra del narco.


Los dibujos localizan las imágenes espantosas de las víctimas en El Dorado contemporáneo. La obra hace una conexión en el concepto romántico de buscar oro en el Nuevo Mundo con la búsqueda moderna de riquezas y poder a través de la cultivo de narcóticos. También hay elementos en este trabajo que explora representaciones del cuerpo masculino,  como arquetípicos que vemos en la Biblia y en la mitología Griega. Por ejemplo,  Juan el Bautista o el mito de Orfeo donde la decapitación de una cabeza es un extraño símbolo que es difícil de procesar.




Pienso que lo que une ambos proyectos es el deseo de encontrar nuevos modos de visualizar la violencia que nos rodea. Estamos inundados con estas imágenes y con estas historias y sin embargo queremos apartar la mirada. Quiero encontrar nuevos modos de pensar en ello y representarlo.